La única solución a la crisis

Escrito a las 11:36 am

La prestigiosa revista Capital me  propuso publicar un artículo de opinión que escribí con mucho gusto en el número del mes de julio y que comparto con vosotros a continuación.

La situación de crisis que venimos padeciendo en España en los últimos cinco años tiene una  solución que implica poner ‘patas arriba’ nuestro actual concepto del desarrollo empresarial y económico y por eso me gustaría compartir una lectura diferente de lo que está ocurriendo en el mundo, sus implicaciones en nuestra economía y qué debemos hacer para salir de esta maldita situación.

Varios son los fenómenos que han ocurrido en los últimos años que han desembocado en una pérdida de competitividad de nuestra economía. La globalización se origina combinando dos de ellos: la desregulación y el desarrollo de las TIC.

La desregulación nace de los acuerdos de Bretton Woods en 1944 que propician el boom del comercio internacional, el outsourcing, el movimiento de capitales y el desarrollo del transporte. Mientras que las TIC propician la transferencia del conocimiento y la tecnología reduciendo los costes de coordinación.

La primera consecuencia es la fragmentación de la cadena de valor, desplazando la industria a países con menores costes de personal. En 1995, el GATT se convierte en la OMC y se acelera el proceso de integración y de interdependencia mundial.

El efecto principal es la aparición de países emergentes (antes en vías de desarrollo y antes, subdesarrollados) y de sus empresas líderes gracias a la tecnología y al aprendizaje consecuencia de la inversión directa extranjera y de la existencia de cadenas globales de valor, y al desarrollo de sus sistemas de educación.

Este fenómeno provoca que las claves competitivas migren a otros países. El coste, la tecnología y la marca eran tradicionalmente las bases sobre las que se sustentaba la competitividad occidental. Esto ha desaparecido, especialmente en nuestro país. No tenemos costes laborales bajos, estamos especializados en tecnologías medias y sectores maduros y no disponemos de marcas premium, salvo alguna reseñable excepción. Además, se incorporan dos elementos nuevos: la financiación y la diplomacia comercial, estatal o corporativa.

Evidentemente, el riesgo se convierte en oportunidad. La multilocalización (diversificación geográfica con inversión directa) es la primera de ellas.

La manera de exportar productos de tecnología media es a través de un posicionamiento geográfico robusto, y esto pasa por invertir en el exterior. La segunda oportunidad es el incremento de la clase media mundial. Entre setenta y ochenta millones de personas anualmente dispondrán de ingresos entre 6.000 y 30.000 dólares –por paridad de poder adquisitivo– desde ahora hasta 2030. Lo nunca visto. Por último, el rápido proceso de urbanización generará miles de proyectos de infraestructura.

¿Por tanto, qué hacer?

Primero, despertar.

No estamos en una crisis inmobiliaria y financiera, sino en una crisis de competitividad. Nos enfrentamos a un nuevo mundo con un cambio acelerado y permanente. Países emergentes heterogéneos, caóticos, confusos, extensos. La fragmentación de la cadena de valor complica la gestión técnica y cultural.

Y nos hemos vuelto periféricos: los intercambios comerciales con el Sur como origen se han multiplicado en los últimos diez años, y sobrepasarán a los de origen Norte dentro de cinco años.

¿Cómo hacerlo?

 Mediante la internacionalización, con un liderazgo político generoso y participativo, incorrupto y capaz de construir un consenso alrededor de una visión convincente de lo que puede ser el futuro y lo que costará llegar hasta allí (incluyendo los sacrificios).

Además, apostando por las pymes: esto supone que a los más pequeños no se les puede dejar solos lidiando con sus vulnerabilidades y desafíos. Una pyme no puede afrontar sola este cambio colosal. Hay que ayudarle.

En este contexto, la Administración podría jugar un rol esencial. Si nuestra estructura empresarial fuera como la de Alemania o Francia con presencia de grandes empresas y un tejido mucho menor en el número de pymes, la Administración tendría otro rol en la internacionalización.

Sin embargo, ahora necesitamos un empujón para las pequeñas y medianas empresas, ofreciéndoles servicios avanzados como estudios de mercado senior, plataformas de compra en países de bajo coste, parques industriales o tecnológicos, servicios integrales de implantación de empresas, gestión de expatriados y diplomacia corporativa.

España está en crisis, el mundo no. Aprovechemos la oportunidad que nos brinda la globalización para acompañar a los países emergentes en su desarrollo, instalándonos allí y creciendo en ventas, exportaciones y empleo aquí.

Hemos demostrado que lo podemos hacer.



Recibir posts por correo














Ver política de privacidad y aviso legal


trackbacks

[…] industrial no habrá trabajo. Y vuelvo a citar a Ugarte cuando en su blog habla de soluciones (http://www.josuugarte.com/la-unica-solucion-a-la-crisis/) Lo malo es que en esta feria electoral permanente es muy difícil exponer las cosas con claridad. […]

4 comentarios

001
Jose Antoino
06.08.2013 a las 11:29 Enlace Permanente

Estoy completamente de acuerdo, y quisiera añadir un punto más al ¿cómo hacerlo?

Desde las Pymes tiene que existir un cambio en su visión empresarial, tenemos que dejar de quejarnos, dejar de pensar que las cosas se pueden hacer con lo de casa, y sobre todo, dejar de pensar que podemos hacer todo solos.

Hay que lanzarse a la CO-operación, a la Co-competencia, tenemos que aprender unos de otros, confiar en personas que han pasado por estos procesos y contar con ellos para este nuevo camino.

Las pymes tienen que abrir la mente al exterior, no hablo de exportar, hablo de lo que Josu Ugarte propone, hablo de multilocalizarse, y para ello es necesario mirar hacia el interior y cambiar la visión de la compañía, y este trabajo no lo hace la administración, lo tiene que hacer cada uno en su propio negocio.

002
josu
06.08.2013 a las 18:24 Enlace Permanente

Hola José Antonio.

Gracias por el comentario. Muchísimas Pymes no disponen de información suficiente para poder abordar un proceso de internacionalización y menos de multilocalización en el que se necesitan selección de los países, estudios de mercado avanzados, parques industriales, servicios de implantación de empresas , información sobre la gestión de expatriados y, por último y no menos importante, diplomacia ( persona senior) que permita defender a nuestras Pymes de la discrecionalidad de las administraciones locales en emergentes.

La Administración podría ofrecerlo cobrando (aquella empresa que no quiere invertir 15-20.000 euros en hacer un estudio de mercado, es mejor que no se multilocalice) pero todavía no se ha dado cuenta que la exportaciones pasan obligatoriamente por la multilocalización, especialmente para empresas con tecnologías medias (>80% españolas). Creen que se puede ayudar a las empresas desde aquí con personal junior en el exterior. Craso error. Donde más apoyo se necesita es en el exterior y especialmente en emergentes. Otro día hablaremos del rol de la Administración en la transnacionalizacion. 🙂

003
ignacio Garaigorta Delgado
13.08.2013 a las 16:55 Enlace Permanente

La cadena de valor nunca se fragmenta, se desplaza o se extiende (alarga). Lo que no es viable es que si el mercado es uno y nos compran el conocimiento y la tecnología, no cambiemos nosotros mientras ellos sí se mueven y son más y con hambre. La empresa tiene que premiar a aquellos que estan dispuestos a sacrificarse y tomar nota de vuestra visión del mercado.

004
Josu Ugarte
16.08.2013 a las 08:55 Enlace Permanente

Gracias por el comentario Ignacio. Cualquier aportación en torno a las ventajas de la internacionalización de las pymes, y en particular, la multilocalización es bienvenida. Un saludo

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

Logotipo de Blogestudio